Archivo de la etiqueta: plantas

La Peonía

Screenshot_2014-06-07-08-36-22

 

La peonía es una de las flores que se ha hecho más popular en los últimos años, especialmente entre los ramos de novia. Desde nuestra experiencia de floristas, podríamos asegurar, que se ha convertido en una seria competidora de la rosa, hasta hace poco tiempo, la estrella de los trabajos nupciales. Y, es que nadie pone en duda la belleza de esta maravillosa flor, su embriagante olor, su delicadeza, su cadencia…Pero hoy no nos vamos a centrar en el aspecto estético de la peonía, si no en sus propiedades curativas.Screenshot_2014-03-07-00-19-40

La raíz de la peonía es antiespasmódica y sedante. Se utiliza tradicionalmente para la tos de origen nervioso y de la tos ferina, así como para calmar los estados nerviosos. Las flores de la peonía se utilizan en la composición de supositorios destinados a calmar los dolores intestinales y anales. También se emplea para elaborar un jarabe calmante. El paeonol que contiene la raíz tiene una acción antiespasmódica, antibacteriana y analgésica.

Si lo que queremos es prepararnos nuestros propios preparados con ella, lo podemos hacer de dos maneras:

en infusión: ponemos a hervir 50 gr de raíz en un litro de agua. Dejamos en infusión diez minutos y listo. La bebemos a sorbitos cuando tengamos un estado de excitación nerviosa

-en jarabe: Mezclamos 75 gr de raíz con un litro de agua hirviendo y lo dejamos en infusión durante seis horas. Lo filtramos, le añadimos el azúcar y lo volvemos a llevar a ebullición. Para calmar la tos, es fantástico.

1438-02_decoracion-de-boda-con-rosa-y-dorado-jpg

CÁCTUS PEQUEÑOS: Cuándo efectuar el cambio de maceta

cactus1

 

Un cactus del desierto en su estado natural expande sus raíces para hacerse con el mínimo rastro de humedad que encuentre en el suelo. Un ejemplar de unos 15 cm puede llegar a extender sus raíces hasta 1 m. y la parte aérea crece de forma proporcional; así que en una pequeña maceta se siente oprimido y puede necesitar un cambio. Estar en una maceta demasiado minúscula es una de las causas probables por la que los cactus muy pequeños no prosperan y acaban perdiéndose.Además las plantas jóvenes, cultivadas a partir de semillas o esquejes, crecen cada año lo suficiente como para ser trasplantadas a un maceta un poco mayor.Es fácil darse cuenta de cuándo las raíces empiezan a estar muy apretadas, pues el crecimiento se ralentiza a pesar de que la planta esté bien cuidada.cactus-50cactus-1

Cinco son las claves para realizar el cambio de maceta sin que las raíces de los cactus, que son muy delicadas, sufran:1- Trasplantar cada dos o tres años es más que suficiente para la mayoría de los cactus: Notocactus, Mammillaria, Rebutia, Parodia, Melocactus….2- Hacer el trasplante a principios de verano, que es el mejor momento para hacerlo.3- La nueva maceta sólo debe ser algo mayor que la antigua, no más de 1 cm de diámetro.4- Se debe usar un sustrato especial para cactus, que podemos aligerar mezclándolo con arena y grava.5-Rellenar el fondo  del tiesto con grava para mejorar el drenaje,pues los cactus no toleran el exceso de agua .cactus-54

Un método práctico para regar bien los cactus es: Riega la planta por abajo,para que el sustrato pueda asentarse sin desbordar por fuera del tiesto.Pon un plato lleno de agua debajo de la maceta y déjalo así durante media hora;es la mejor forma de regarlo sin que la parte aérea del cactus se moje y lo dañe.Después, coloca las plantas en un alféizar soleado, pero sin sol directo de verano.Se puede cubrir la superficie con gravilla fina y necesitará menos riego.cactus-102

Para manipular los cactus sin dañarnos deberemos tomar unas precauciones mínimas. -Utilizar las pinzas de cocina que se usan para sacar fritos, y especialmente las de repostería.-Poner unos guantes fuertes para no pincharnos.-Fabricar una cinta protectora con papel, que es perfecta para manipular los cactus pequeños y que se hace doblando una hoja de periódico varias veces hasta darle forma de cinta de unos 5 cm de anchura.cactus-118

El trasplante de un cactus pequeño se puede hacer cactus-120siguiendo unos pasos sencillos:-Elegir una maceta muy poco mayor que la anterior; con 1 cm más de diámetro es suficiente.-Fabricar una cinta protectora con papel de periódico, enrollarla alrededor del cactus y sujetar con la otra mano la maceta hasta que la tierra se suelte.-Colocar trocitos de maceta rota o una buena capa de grava en el fondo para mejorar el drenaje del tiesto.-Rellenar con tierra la base de la maceta y volver a poner el cactus en la maceta con ayuda del papel protector.-Rellenar la maceta con más sustrato y afianzarlo con los dedos para que el cáctus quede firme y bien sujeto.

ROSAS BIEN CUIDADAS

Screenshot_2014-04-14-08-17-42

Las rosas son, sin duda, las protagonistas del jardín o la terraza en la primavera. Existen variedades para todos los gustos trepadoras, tapizantes, arbustivas…

Para que las rosas prosperen deben recibir una nutrición adicional para mejorar la floración, el crecimiento y reducir su susceptibilidad a las enfermedades y plagas. Un buen abonado es el que combina elementos orgánicos y  minerales. Los primeros debes aportarlos en primavera y los segundos a mitad de verano.

Emplazamiento

Búscales un lugar a pleno sol y protegidos  de los vientos fuertes y de las heladas intensas, pero con una adecuada aireación.

Screenshot_2014-05-20-15-33-02 - copia - copia - copia - copia - copia - copia - copia

Suelo

Aunque toleran la mayoría de suelos, salvo los propensos a encharcarse, crecen mejor en  los que son fértiles, frescos pero con buen sistema de drenaje y ligeramente ácidos. No conviene plantarlas donde ya hubo otras  rosas pues pueden sucumbir a la “enfermedad de las rosas”.

Plantación

Si compras los rosales con la raíz limpia el momento adecuado para plantarlos es en la época de reposo desde finales de otoño a finales de invierno. Si están en maceta, puedes hacerlo en cualquier momento del año.

Screenshot_2014-04-10-13-04-27

Enfermedades

El aumento de las temperaturas y el despertar de la vegetación favorece la aparición del pulgón. Rocíalo con agua jabonosa o una infusión de ortigas, en caso de que no se quite tendrás que utiliza un insecticida.

El oidio se identifica con un polvillo blancuzco que recubre toda la planta.  Como medida preventiva contra él, no mojes las flores ni las hojas al regar y aplica un tratamiento con un fungicida rico en azufre.

La humedad puede favorecer la aparición de hongos como mildiu o roya. Este último lo reconocerás porque aparecen unas manchas anaranjadas en el envés que luego se vuelven oscuras.

Riego y abonado

Screenshot_2014-04-17-17-33-46

Los rosales recién plantados necesitan mucha humedad, pero pasado ese momento conviene regar con moderación. Lo que sí es muy importante para el rosal es abonarlo con frecuencia sobre todo si está en maceta.

CONVIERTE TU TERRAZA EN UN JARDÍN

Por pequeña que sea, tu terraza puede transformarse en un pequeño jardín. Sólo tienes que dedicarle unos pequeños cuidados que pasamos a relatarte.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que es fundamental una buena preparación. Los puntos  clave son:

– LAS MACETAS: Elige los recipientes en función del desarrollo máximo que vaya a tener la planta. Uno pequeño conservará menos tiempo la humedad y apenas abrigará las raíces. En cuanto al material, ten en cuenta que el plástico tiende a rajarse y la madera se pudre con facilidad en climas  húmedos. Muy importante que tengan agujeros y, si es posible, un plato donde poner reponer la humedad. Si quieres reutilizar un tiesto de barro, límpialo con agua y vinagre antes de usarlo.Screenshot_2014-03-30-14-52-45

– LA ORIENTACIÓN: Es fundamental a la hora de escoger lo que vas a plantar. La mejor orientación es el este porque las plantas aprovechan mejor el sol de la mañana.

 

-EL SUSTRATO: Importantísimo. Piensa que va a ser el hogar de la planta, su alimento…de él depende en gran parte el éxito o fracaso de nuestras plantaciones. Elige un buen sustrato que contenga estiércol cribado, turba y arena. Algunas plantas como las suculentas o los cáctus necesitan una tierra especial.

Screenshot_2014-04-30-16-07-31

– LA ACLIMATIZACIÓN: Antes de plantar, aclimata tus plantas unos días a su nuevo sitio en un lugar claro, fresco y protegido del viento, la lluvia y el sol.

– EL DISEÑO: Coloca las plantas con un plan organizado con anterioridad. Es mejor tener menos y bien colocadas que un montón sin orden ni concierto. Ten en cuenta el tiempo que vas a tener para dedicarles, el espacio con el que cuentas, su olor, color y porte. También debes pensar cómo va a ser su crecimiento para colocar las más altas atrás.Screenshot_2014-03-23-18-24-34

-LAS PLANTAS: Elige las especies que más te gusten y mejor se adapten a tu terraza dependiendo del clima: geranios, petunias, claveles chinos, hortensias, fucsias, begonias, alegrías, surfinias….

Screenshot_2014-03-10-22-32-16

PREPARA LA PRIMAVERA

Después de un, siempre largo invierno, estamos deseando ver unos rayos de sol y, ponernos manos a la obra en nuestra, un poco olvidada, terraza o jardín. Y, cada año, nos asaltan las mismas dudas ¿qué planto que se me de bien, que me dure, que no me de mucho trabajo,…?

En primer lugar, para una terraza fácil de cuidar, te recomendamos los arbustos de flor. Estarán guapos durante todo el año, incluso en los meses en que pierdan la flor. Recuerda que los arbustos necesitan estar plantados en más tierra que una planta de temporada, pues sus raices son mucho más grandes. Debes tener en cuenta su crecimiento y, si vas a hacer una plantación escalonada, es decir, unas plantas delante de otras, piensa en poner los ejemplares más altos atrás. También es muy importante pensar en las necesidades de agua, luz y temperatura de cada planta y escoger la que mejor se adapte a cada clima. Nosotros te aconsejamos el rododendro, el hibisco, la hortensia y la adelfa. Si los quieres alternar con otros sin flor necesitan pocos cuidados los viburnos, los pieris y los bog.

Si quieres, además, tener una terraza llena de flor, las plantas de temporada son la opción perfecta porque son baratas y no requieren casi ningún cuidado más que el acordarte de regarlas. Las mejores son los geranios, en todas sus variedades; las fucsias, las petunias y surfinias, las campanillas, los claveles chinos y las begonias.

Nuestro consejo es que hagas una planificación de lo que quieres plantar y que tengas muy en cuenta el color, porque es el que va a dar el toque de efecto. Puedes hacerlo monocromático si quieres que el efecto sea sobrio y elegante; en una gama de colores, por ejemplo los rosas van desde el blanco al morado y el resultado será un jardín romántico; o, en contraste, mezclando muchos colores variados. Este último dará una sensación de jardín silvestre.

LAS DALIAS

Cuando el frío y las heladas del invierno empiezan a remitir es el momento adecuado para plantar las dalias, que florecerán durante el verano y el otoño. Las formas enanas se propagan por semillas y son las ideales para ser cultivadas en jardineras. El resto de variedades  también por semillas pero, sobre todo, por la división de los tubérculos. Resultan muy espectaculares cuando se plantan en grupo. Con las flores pueden confeccionarse hermosos ramos. Prefieren los lugares soleados y los suelos bien drenados. Es muy importante para el éxito de su floración abonarlas con abono rico en nitrógeno todas las semanas, al menos, durante la época estival.

                                                          

El origen de esta flor de miles de colores y formas está rodeado de leyenda y se pierde entre los misterios de los antiguos aztecas. Originaria de Méjico, la dalia es citada por primera vez en el año 1651 por Francisco Hernández, médico de Felipe II, por sus propiedades calmantes y lenitivas. Un siglo después, era la flor preferida de los que serían los últimos reyes de Francia, Luis XVI y Maria Antonieta, que la utilizaban en los banquetes, tanto para adornar las mesas como para acompañar los postres con sus pétalos de dulce sabor. Esta misma pasión compartiría Josefina Beauharnais, mujer de Napoleón y la única persona en París que poseía dalias. Se pusieron tan de moda en Francia que se dice que en 1839 se llegaron a pagar más de 70000 francos por un macizo de dalias y, que en otra ocasión se cambió una flor por un diamante muy valioso. Existen infinidad de variedades de dalias: las dalias decorativas, de flores grandes de hasta 30 cm de diámetro; las dalias cáctus, de pétalos largos y estrechos; o las dalias pompón, de flores dobles, redondas y de pequeñas dimensiones.