EL COLOR DE UNA BODA

Son muchos los elementos que pueden definir  y determinar el resultado final de la decoración floral de una boda y, algunas veces, como hoy, el factor determinante es el color.

Decía Rubén Darío que el azul es el color del ensueño, el color del arte, un color homérico y helénico, color oceánico y firmamental.

Lo único que nos pidió Mónica para las flores de su boda es que fueran en blanco y azul. Y  así lo hicimos. Desde las flores de la iglesia, el color de la alfombra, las flores del ramo, de los prendidos, del coche…todo en blanco y azul. Dos colores con una fuerza visual y emocional enorme que no dejan a nadie indiferente.

Empezamos por contaros que la iglesia de Laviana fue para nosotras un grato descubrimiento. Una iglesia moderna que conserva una sola fachada del edificio original, situada en un lugar privilegiado, un alto en plena zona rural rodeada de un intenso verde y casi tocando con los dedos el mar azul y las humeantes chimeneas.

20180407_120306

Sus grandes ventanales  la inundan con una luz poco habitual en una iglesia y que le confiere un ambiente muy especial. También son dignas de destacar las pinturas que adornan diversas paredes, de una belleza y una intensidad cromática que nos enamoró.

20180407_12132920180407_121345

En la entrada colocamos unas cestas de flores que combinamos con faroles de distintos tamaños, un avance de lo que se encontrarían en el interior.

Las flores que utilizamos: cimbidyum, delphinium, rosas, gerberas, margaritas, paniculata y verdes variados.

20180407_120014

El pasillo lo adornamos con detalles florales en los bancos y faroles en el suelo, que conferían una sensación acogedora.

En el altar decoramos la zona del sagrario, delante y encima de la mesa y unas cestas de distinto tamaño a los lados para dar una sensación de mayor movimiento.

20180407_121108

Supervisamos cada detalle para que todo salga como lo habíamos planeado, poniendo toda nuestra ilusión y nuestro empeño para que los novios queden lo más satisfechos posibles y tengan un buen recuerdo de las flores de su boda

Y los momentos de espera hasta que llegan los novios, los aprovechamos para hacer fotos a las guapísimas invitadas!!!!20180407_121651

El prendido del novio lo hicimos con las mismas flores del ramo de la novia20180407_121812

La madrina también superelegante, esperando con su hijo a la novia, ultiman detalles con el sacerdote20180407_122846

Por fín, el momento más esperado de cualquier boda, la llegada de la novia.

Una última mirada atrás de las damas de honor que llevaban coronitas de paniculata también hechas por nosotras, antes de iniciar el camino hacia el altar20180407_130823

El ramo lo realizamos con rosas ramificadas, rosas vendela, cimbidyum, delphinium y  verdes tropicales.

20180407_13083120180407_130518

Los pétalos y el arroz los colocamos en esta escalera para que todos los invitados se pudiesen servir…

20180407_120355

Y esto llega a su fin…! El coche, también decorado en azul y blanco espera a los recién casados

Sólo nos queda dar las gracias, como siempre, a los novios Mónica y Alfredo por confiar en nosotras. Ya formais parte de nuestra historia y eso nos hace muy felices. Y eso precisamente, felicidad, es lo que os deseamos de todo corazón

 

¡¡¡¡¡HASTA SIEMPRE!!!!!

 

 

Vídeo

Vídeo presentación

La Peonía

Screenshot_2014-06-07-08-36-22

 

La peonía es una de las flores que se ha hecho más popular en los últimos años, especialmente entre los ramos de novia. Desde nuestra experiencia de floristas, podríamos asegurar, que se ha convertido en una seria competidora de la rosa, hasta hace poco tiempo, la estrella de los trabajos nupciales. Y, es que nadie pone en duda la belleza de esta maravillosa flor, su embriagante olor, su delicadeza, su cadencia…Pero hoy no nos vamos a centrar en el aspecto estético de la peonía, si no en sus propiedades curativas.Screenshot_2014-03-07-00-19-40

La raíz de la peonía es antiespasmódica y sedante. Se utiliza tradicionalmente para la tos de origen nervioso y de la tos ferina, así como para calmar los estados nerviosos. Las flores de la peonía se utilizan en la composición de supositorios destinados a calmar los dolores intestinales y anales. También se emplea para elaborar un jarabe calmante. El paeonol que contiene la raíz tiene una acción antiespasmódica, antibacteriana y analgésica.

Si lo que queremos es prepararnos nuestros propios preparados con ella, lo podemos hacer de dos maneras:

en infusión: ponemos a hervir 50 gr de raíz en un litro de agua. Dejamos en infusión diez minutos y listo. La bebemos a sorbitos cuando tengamos un estado de excitación nerviosa

-en jarabe: Mezclamos 75 gr de raíz con un litro de agua hirviendo y lo dejamos en infusión durante seis horas. Lo filtramos, le añadimos el azúcar y lo volvemos a llevar a ebullición. Para calmar la tos, es fantástico.

1438-02_decoracion-de-boda-con-rosa-y-dorado-jpg

CÁCTUS PEQUEÑOS: Cuándo efectuar el cambio de maceta

cactus1

 

Un cactus del desierto en su estado natural expande sus raíces para hacerse con el mínimo rastro de humedad que encuentre en el suelo. Un ejemplar de unos 15 cm puede llegar a extender sus raíces hasta 1 m. y la parte aérea crece de forma proporcional; así que en una pequeña maceta se siente oprimido y puede necesitar un cambio. Estar en una maceta demasiado minúscula es una de las causas probables por la que los cactus muy pequeños no prosperan y acaban perdiéndose.Además las plantas jóvenes, cultivadas a partir de semillas o esquejes, crecen cada año lo suficiente como para ser trasplantadas a un maceta un poco mayor.Es fácil darse cuenta de cuándo las raíces empiezan a estar muy apretadas, pues el crecimiento se ralentiza a pesar de que la planta esté bien cuidada.cactus-50cactus-1

Cinco son las claves para realizar el cambio de maceta sin que las raíces de los cactus, que son muy delicadas, sufran:1- Trasplantar cada dos o tres años es más que suficiente para la mayoría de los cactus: Notocactus, Mammillaria, Rebutia, Parodia, Melocactus….2- Hacer el trasplante a principios de verano, que es el mejor momento para hacerlo.3- La nueva maceta sólo debe ser algo mayor que la antigua, no más de 1 cm de diámetro.4- Se debe usar un sustrato especial para cactus, que podemos aligerar mezclándolo con arena y grava.5-Rellenar el fondo  del tiesto con grava para mejorar el drenaje,pues los cactus no toleran el exceso de agua .cactus-54

Un método práctico para regar bien los cactus es: Riega la planta por abajo,para que el sustrato pueda asentarse sin desbordar por fuera del tiesto.Pon un plato lleno de agua debajo de la maceta y déjalo así durante media hora;es la mejor forma de regarlo sin que la parte aérea del cactus se moje y lo dañe.Después, coloca las plantas en un alféizar soleado, pero sin sol directo de verano.Se puede cubrir la superficie con gravilla fina y necesitará menos riego.cactus-102

Para manipular los cactus sin dañarnos deberemos tomar unas precauciones mínimas. -Utilizar las pinzas de cocina que se usan para sacar fritos, y especialmente las de repostería.-Poner unos guantes fuertes para no pincharnos.-Fabricar una cinta protectora con papel, que es perfecta para manipular los cactus pequeños y que se hace doblando una hoja de periódico varias veces hasta darle forma de cinta de unos 5 cm de anchura.cactus-118

El trasplante de un cactus pequeño se puede hacer cactus-120siguiendo unos pasos sencillos:-Elegir una maceta muy poco mayor que la anterior; con 1 cm más de diámetro es suficiente.-Fabricar una cinta protectora con papel de periódico, enrollarla alrededor del cactus y sujetar con la otra mano la maceta hasta que la tierra se suelte.-Colocar trocitos de maceta rota o una buena capa de grava en el fondo para mejorar el drenaje del tiesto.-Rellenar con tierra la base de la maceta y volver a poner el cactus en la maceta con ayuda del papel protector.-Rellenar la maceta con más sustrato y afianzarlo con los dedos para que el cáctus quede firme y bien sujeto.

ROSAS BIEN CUIDADAS

Screenshot_2014-04-14-08-17-42

Las rosas son, sin duda, las protagonistas del jardín o la terraza en la primavera. Existen variedades para todos los gustos trepadoras, tapizantes, arbustivas…

Para que las rosas prosperen deben recibir una nutrición adicional para mejorar la floración, el crecimiento y reducir su susceptibilidad a las enfermedades y plagas. Un buen abonado es el que combina elementos orgánicos y  minerales. Los primeros debes aportarlos en primavera y los segundos a mitad de verano.

Emplazamiento

Búscales un lugar a pleno sol y protegidos  de los vientos fuertes y de las heladas intensas, pero con una adecuada aireación.

Screenshot_2014-05-20-15-33-02 - copia - copia - copia - copia - copia - copia - copia

Suelo

Aunque toleran la mayoría de suelos, salvo los propensos a encharcarse, crecen mejor en  los que son fértiles, frescos pero con buen sistema de drenaje y ligeramente ácidos. No conviene plantarlas donde ya hubo otras  rosas pues pueden sucumbir a la “enfermedad de las rosas”.

Plantación

Si compras los rosales con la raíz limpia el momento adecuado para plantarlos es en la época de reposo desde finales de otoño a finales de invierno. Si están en maceta, puedes hacerlo en cualquier momento del año.

Screenshot_2014-04-10-13-04-27

Enfermedades

El aumento de las temperaturas y el despertar de la vegetación favorece la aparición del pulgón. Rocíalo con agua jabonosa o una infusión de ortigas, en caso de que no se quite tendrás que utiliza un insecticida.

El oidio se identifica con un polvillo blancuzco que recubre toda la planta.  Como medida preventiva contra él, no mojes las flores ni las hojas al regar y aplica un tratamiento con un fungicida rico en azufre.

La humedad puede favorecer la aparición de hongos como mildiu o roya. Este último lo reconocerás porque aparecen unas manchas anaranjadas en el envés que luego se vuelven oscuras.

Riego y abonado

Screenshot_2014-04-17-17-33-46

Los rosales recién plantados necesitan mucha humedad, pero pasado ese momento conviene regar con moderación. Lo que sí es muy importante para el rosal es abonarlo con frecuencia sobre todo si está en maceta.

CONVIERTE TU TERRAZA EN UN JARDÍN

Por pequeña que sea, tu terraza puede transformarse en un pequeño jardín. Sólo tienes que dedicarle unos pequeños cuidados que pasamos a relatarte.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que es fundamental una buena preparación. Los puntos  clave son:

– LAS MACETAS: Elige los recipientes en función del desarrollo máximo que vaya a tener la planta. Uno pequeño conservará menos tiempo la humedad y apenas abrigará las raíces. En cuanto al material, ten en cuenta que el plástico tiende a rajarse y la madera se pudre con facilidad en climas  húmedos. Muy importante que tengan agujeros y, si es posible, un plato donde poner reponer la humedad. Si quieres reutilizar un tiesto de barro, límpialo con agua y vinagre antes de usarlo.Screenshot_2014-03-30-14-52-45

– LA ORIENTACIÓN: Es fundamental a la hora de escoger lo que vas a plantar. La mejor orientación es el este porque las plantas aprovechan mejor el sol de la mañana.

 

-EL SUSTRATO: Importantísimo. Piensa que va a ser el hogar de la planta, su alimento…de él depende en gran parte el éxito o fracaso de nuestras plantaciones. Elige un buen sustrato que contenga estiércol cribado, turba y arena. Algunas plantas como las suculentas o los cáctus necesitan una tierra especial.

Screenshot_2014-04-30-16-07-31

– LA ACLIMATIZACIÓN: Antes de plantar, aclimata tus plantas unos días a su nuevo sitio en un lugar claro, fresco y protegido del viento, la lluvia y el sol.

– EL DISEÑO: Coloca las plantas con un plan organizado con anterioridad. Es mejor tener menos y bien colocadas que un montón sin orden ni concierto. Ten en cuenta el tiempo que vas a tener para dedicarles, el espacio con el que cuentas, su olor, color y porte. También debes pensar cómo va a ser su crecimiento para colocar las más altas atrás.Screenshot_2014-03-23-18-24-34

-LAS PLANTAS: Elige las especies que más te gusten y mejor se adapten a tu terraza dependiendo del clima: geranios, petunias, claveles chinos, hortensias, fucsias, begonias, alegrías, surfinias….

Screenshot_2014-03-10-22-32-16

LA MEJOR GUIA PARA LOS CUIDADOS DEL BONSAI

Un bonsái depende exclusivamente de su cuidador para obtener sus necesidades diarias: desde agua, alimento y luz hasta la poda y el trasplante cuando sea preciso. Para que un bonsái crezca sano, es esencial que estas necesidades se satisfagan de una forma sensata y delicada, lo que incluye comprobar a diario el estado general del árbol, e incluso más a menudo en determinados períodos del año, para asegurarse de que se halla en las mejores condiciones posibles.

file000113228928

RIEGO:La mayoría de las plantas necesitan que la tierra esté húmeda constantemente (nunca debería secarse completamente). Lamentablemente,muchas plantas que se cultivan en maceta, como por ejemplo los bonsáis, mueren por exceso de agua, ya que ninguna planta excepto algunas plantas acuáticas, puede resistir una saturación permanente de agua. La habilidad de regar consiste en saber medir bien la frecuencia y la cantidad del riego.Para saber si un bonsái necesita agua, rasca suavemente la superficie de la tierra para comprobar el nivel de humedad.Si está muy húmeda, no necesita regarse; si está ligeramente húmeda, deberá regarse; y si está seca debes regarla inmediatamente usando el método de inmersión. También podemos saber la necesidad de agua de la planta comprobando el peso de la planta: si está seca pesará poco.El bonsái se puede regar a cualquier hora del día, aunque es preferible hacerlo por la mañana o a última hora de la tarde. Las raíces presentan una importante actividad por la noche, por lo que no es conveniente regarlas en ese momento.

file00046130841

La calidad del agua es esencial para la salud del bonsái. El agua de lluvia es la mejor para cualquier planta pues es muy poco dura (tiene pocas sales de calcio) y contiene escasos aditivos, como fluoruros o cloro. No se aconsejan aguas descalcificadas artificialmente pues en estas las sales de calcio se sustituyen por sales de sodio, que resultan nocivas para las plantas. Las sales de calcio que contiene el agua del grifo pueden acumularse en la superficie de la tierra y en los bordes de la maceta, formando incrustaciones que pueden eliminarse frotando suavemente con un cepillo de dientes viejo. Las plantas que crecen en tierras ácidas o las ericáceas no toleran las sales de calcio ni la cal.

Hay varios métodos de riego:  El riego superficial es el método básico y natural para regar un bonsái, ya que imita el riego natural de la lluvia.Usar una regadera de roseta muy fina es lo ideal. Se debe regar el bonsái poco a poco hasta que el agua llegue al borde de la maceta y la tierra la absorba.Al repetir el proceso una segunda vez el agua debería salir por los orificios que hay en la parte inferior de la maceta. Si no sale agua o sale mientras se está regando el bonsái, es porque la tierra está demasiado compacta. En estos casos se recomienda usar el método de inmersión. Es importante asegurarse de que se riega toda la tierra, ya que es fácil dejar pequeñas áreas sin regar, como detrás del tronco, por ejemplo,y este hecho  podría debilitar las raíces que quedan sin riego. Los bonsáis de interior se deben regar de forma similar,aunque si rocía regularmente las hojas con un pulverizador, incrementará la humedad alrededor del bonsái y le hará estar más sano.file000845711793

El riego por inmersión: se utiliza cuando el compuesto de la maceta se ha secado excesivamente, resulta demasiado compacto o se ha llenado tanto de raíces que no absorbe el agua. Se ha de situar la maceta en un recipiente hondo, y añadir agua poco a poco hasta que sobresalga por el borde de la maceta, y esperar hasta que dejen de aparecer burbujas.A continuación  se retirará el bonsái del recipiente con agua y se dejará escurrir hasta que cese de chorrear. Este método es muy conveniente para aplicar una vez al mes si nuestra manera habitual de regar es el riego superficial.

Es también importante tener en cuenta la humedad que rodea al bonsái. Algunos bonsáis deben vivir en una atmósfera húmeda como las especies de bosques y selvas tropicales que requieren una pulverización regular. Es muy importante pulverizar los bonsáis resistentes en los climas cálidos, especialmente si hace sol y abundad las brisas, ya que en estas condiciones las hojas se secan rápidamente. Los bonsáis de interior, por lo general, necesitan una pulverización diaria, especialmente en verano, aunque también en caso de hallarse en ambientes con calefacción, ya que el aire resulta excesivamente seco.

LA LUZ es esencial para el bienestar de cualquier planta, y el bonsái no es una excepción.Es necesaria para que las plantas puedan realizar la fotosíntesis y producir alimento en sus hojas,un alimento que normalmente sirve para nutrir al resto de la planta.  Una iluminación pobre hace que la planta tenga un aspecto desmejorado y desaliñado, un crecimiento pobre y las hojas grandes, ya que intenta maximizar la clorofila de la que dispone para realizar la fotosíntesis y acercarse asimismo, a la fuente de luz.La escasez de luz acabará por matar la planta. El exceso de luz o la exposición a los rayos solares puede resultar perjudicial para algunos bonsáis, especialmente en verano. Los bonsáis de origen tropical, en el caso de conservarse en interiores, deben alejarse de la luz directa que entra por las ventanas, ya que puede quemar las hojas y hacer que el abono se seque rápidamente. Sin embargo, debería situarse en un lugar donde reciban abundante luz indirecta.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En cuanto al AIRE, es esencial para la salud de los bonsáis pues si la circulación de aire es pobre, pueden reducir su crecimiento y los hará más susceptibles de padecer plagas y enfermedades. Si el bonsái se coloca a cierta altura, conseguirá que el aire de su alrededor esté a temperatura ambiente. Se debe  tener en cuenta que no es lo mismo exponer el bonsái a aire fresco que exponerlo al viento o a corrientes de aire. Los bonsáis  se queman con facilidad con el viento, pues al disponer de poca cantidad de tierra no pueden retener la humedad suficiente para reponer el agua que pierden las hojas a causa del viento. Los bonsáis de interior también son vulnerables al viento y más concretamente a las corrientes de aire, de ahí que crezcan mejor en lugares alejados de puertas y ventanas abiertas, incluso en verano.Algunos bonsáis de interior son lo suficientemente resistentes como para poder estar un tiempo en el exterior durante los meses de verano en climas templados.

En cuanto a los compuestos de tierra en los que se desarrolla un bonsái, contienen dos ingredientes principales: materia orgánica y gravilla. La materia orgánica proporciona a la planta las sustancias que necesita para crecer y la arena garantiza la presencia de pequeñas bolsas de aire. Los mejores compuestos contienen una mezcla de tierra, turba, humus, gravilla, arena y fertilizantes en distintas proporciones según las necesidades.file7281287558124

FERTILIZANTES : Para sobrevivir, todas las plantas necesitan tres nutrientes esenciales: nitrógeno, fósforo y potasio. Sim embargo, también precisan diminutas cantidades de otros muchos oligoelementos tales como el magnesio. Todos los abonos contienen estos tres nutrientes en distintas proporciones, aunque no todos poseen los oligoelementos necesarios.Y sin la cantidad adecuada de nutrientes, la planta se debilita.  Los fertilizantes pueden ser orgánicos e inorgánicos y se usan para complementar el compuesto cuando los árboles crecen con bastante rapidez.Los fertilizantes inorgánicos aportan nutrientes químicos a la planta. Los orgánicos aportan nutrientes similares a los que contiene la tierra y poseen distintos componentes  naturales,tales como algas, alfalfa u ortigas.Estos fertilizantes son preferibles en el consumo del bonsái a largo plazo, ya que le permiten acceder a los nutrientes cuando los necesitan.El bonsái, como todas las plantas, se debe abonar sólo cuando necesita alimento y nunca más de lo que puede asimilar.El período en el que necesita más nutrientes es el período de mayor actividad de crecimiento , es decir, en verano en primavera y a principios de otoño. Los bonsáis de interior se abonan durante todo el año, aunque en menor medida a finales de otoño e invierno, ya que su crecimiento disminuye. En este período se recomienda usar abonos bajos en nitrógeno.

EL TRASPLANTE :Para que su bonsái se mantenga sano y viva muchos años es imprescindible asegurarse de que se desarrollan cíclicamente raíces nuevas y activas. Ya que los bonsáis no necesitan largas raíces pivotantes como los árboles silvestres,es importante fomentar el crecimiento de las raíces cortas. Ello se consigue mediante la poda de las raíces y trasplantando el bonsái de forma regular. Normalmente se plantan en la misma maceta o en una de tamaño similar. Los bonsáis jóvenes necesitan ser trasplantados con mayor frecuencia que los adultos, normalmente cada dos años, aunque, en ocasiones, cada año.

Los indicios de que el bonsái necesita trasplantarse son que se ralentiza el crecimiento, el agua sale con gran rapidez de la maceta o tarda mucho en absorberse o que el árbol esté suelto y se desprenda fácilmente de la maceta,y las raíces estén muy apiñadas o enmarañadas. La mejor época del año para trasplantar el bonsái y podar las raíces va desde finales del invierno a principios de primavera, justo antes del período de crecimiento, antes de que los árboles de hoja caduca generen hojas y las coníferas empiecen a crear nuevos brotes.Durante este  período las plantas están menos estresadas y tienen menos necesidades, especialmente de agua y alimento. Una vez trasplantado, el árbol tardará unas semanas en recuperarse de las alteraciones sufridas en las raíces y empezará a crecer de nuevo.file7011348363912

El proceso de trasplante es el siguiente: Primero cubra con una rejilla los agujeros de drenaje de la nueva maceta para evitar que salga el compuesto de tierra. Pase un trozo de alambre a través de los agujeros de drenaje para mantener fijo al bonsái. Si la maceta sólo tiene un agujero,enrolle el alambre a una ramita o caña debajo de la maceta para mantener firme al bonsái. Ponga una fina capa de tierra en la base de la maceta, formando un pequeño montículo en el lugar donde va a colocar el tronco.El montículo debe estar ligeramente descentrado para conseguir una posición asimétrica. a continuación, retire con cuidado el bonsái de la maceta original usando el extremo de una espátula o un rastrillo para raíces.Si va a usar la misma maceta, lávela con un detergente suave y biodegradable y aclárela bien.Rastrille las raíces con cuidado para retirar la tierra suelta y los enredos. Agite suavemente el bonsái para eliminar la tierra suelta(debería quedar la mitad de la tierra original) y asegúrese de que la base del tronco puede verse por debajo de las raíces.Inspeccione las raíces en busca de signos de descomposición, podredumbre o plagas de parásitos, ya que se trata del mejor momento para tratar cualquier problema.Con unas tijeras para raíces, pode aproximadamente un tercio de las raíces.Pode más severamente las raíces más gruesas,y reduzca su longitud a la mitad.Intente mantener la mayor cantidad de raíces finas posible. Pódelas de forma que quepan sin problema en la nueva maceta.Los motivos del proceso de poda de las raíces son funcionales y prácticos; aproveche para hacer todo lo que sea necesario.No debe preocuparse por la estética final de las raíces, ya que no están a la vista, sino que debe cortarlas para que el bonsái crezca sano. Coloque el bonsái en la maceta y extienda las raíces con cuidado.Necesitará varios intentos hasta obtener la posición idónea. Asegúrese de que la parte frontal del árbol está colocada hacia delante y en armonía con la maceta.Cuando esté satisfecho con la posición obtenida, enrolle los extremos del alambre al tronco para que no se mueva.El alambre debe estar lo suficientemente tenso como para mantener firme el bonsái, pero nunca tanto como para dañar el tronco o las raíces.Rellena la maceta con tierra con la ayuda de un cubilete.Distribuya bien el compuesto por las raíces con un palillo.Golpee suavemente la maceta contra el suelo para que la tierra quede estable y añada el compuesto que sea necesario, hasta que llegue justo por debajo del borde de la maceta, y presiónela. Retire el exceso de tierra y limpie la maceta con una escobilla de fibra de coco. Riegue abundantemente el bonsái después del trasplante.Hágalo poco a poco y con cuidado para no remover la tierra nueva.Mantenga el bonsái en un lugar protegido y sombreado durante unas semanas hasta que el árbol muestre signos de crecimiento (por ejemplo, la apertura de los capullos en los árboles de hoja caduca). No abone el bonsái durante, como mínimo,seis semanas y como máximo dos meses, para dejar que el aire se asiente y las raíces recuperen  su fuerza (a no ser que se especifique lo contrario en la ficha de determinadas especies).

file0002103836431

Es importante también La Higiene del Bonsái que va desde la limpieza de las hojas muertas, acículas y otros restos que se acumulan en la base del árbol, la limpieza de la tierra o eliminar las malas hierbas.También el tronco del bonsái se debe mantener limpio, y se inspeccionará minuciosamente, frotándolo con un cepillo de dientes viejo y untando los bordes de la corteza con ácido acético (vinagre de vino blanco) o ácido cítrico (zumo de limón) y así conservar el color natural de la madera.