ROSAS BIEN CUIDADAS

Screenshot_2014-04-14-08-17-42

Las rosas son, sin duda, las protagonistas del jardín o la terraza en la primavera. Existen variedades para todos los gustos trepadoras, tapizantes, arbustivas…

Para que las rosas prosperen deben recibir una nutrición adicional para mejorar la floración, el crecimiento y reducir su susceptibilidad a las enfermedades y plagas. Un buen abonado es el que combina elementos orgánicos y  minerales. Los primeros debes aportarlos en primavera y los segundos a mitad de verano.

Emplazamiento

Búscales un lugar a pleno sol y protegidos  de los vientos fuertes y de las heladas intensas, pero con una adecuada aireación.

Screenshot_2014-05-20-15-33-02 - copia - copia - copia - copia - copia - copia - copia

Suelo

Aunque toleran la mayoría de suelos, salvo los propensos a encharcarse, crecen mejor en  los que son fértiles, frescos pero con buen sistema de drenaje y ligeramente ácidos. No conviene plantarlas donde ya hubo otras  rosas pues pueden sucumbir a la “enfermedad de las rosas”.

Plantación

Si compras los rosales con la raíz limpia el momento adecuado para plantarlos es en la época de reposo desde finales de otoño a finales de invierno. Si están en maceta, puedes hacerlo en cualquier momento del año.

Screenshot_2014-04-10-13-04-27

Enfermedades

El aumento de las temperaturas y el despertar de la vegetación favorece la aparición del pulgón. Rocíalo con agua jabonosa o una infusión de ortigas, en caso de que no se quite tendrás que utiliza un insecticida.

El oidio se identifica con un polvillo blancuzco que recubre toda la planta.  Como medida preventiva contra él, no mojes las flores ni las hojas al regar y aplica un tratamiento con un fungicida rico en azufre.

La humedad puede favorecer la aparición de hongos como mildiu o roya. Este último lo reconocerás porque aparecen unas manchas anaranjadas en el envés que luego se vuelven oscuras.

Riego y abonado

Screenshot_2014-04-17-17-33-46

Los rosales recién plantados necesitan mucha humedad, pero pasado ese momento conviene regar con moderación. Lo que sí es muy importante para el rosal es abonarlo con frecuencia sobre todo si está en maceta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *