LA SANSEVIERA

Esta planta parece indestructible. Crece, practicamente en cualquier lugar y resiste la falta de cuidados como ninguna otra planta de interior.Sus gruesas hojas crean un bello decorado de fondo para otros vegetales y, en unas buenas condiciones, aparecerán unas pequeñas hojas en primavera y a principios de verano.

La sanseviera agradece una luz que vaya desde una sombra ligera hasta la exposición al sol. Crece mejor a una temperatura de unos diez grados y resiste las corrientes de aire, lo que la convierte en un ejemplar ideal paralas repisas de las ventanas.
De primavera a otoño, riégala con moderación y deja que el sustrato se seque antes de volver a humedecerlo, ya que esta planta resiste largos periodos sin agua. En invierno mantén el sustrato sólo húmedo y no dejes que el agua se acumule en el centro de las rosetas de hojas. Riega por arriba y elimina del plato el agua sobrante al cabo de unos treinta minutos.

Basta con una pequeña dosis de fertilizante foliar para plantas verdes una vez al mes para conservar unas hojas sanas y robustas.
CONSEJOS
1.-Si la planta está situada en una habitación con calefacción central, pulveriza regularmente las hojas
2.-Limpia regularmente las hojas con una esponja húmeda. De no hacerlo, puede que los estomas se taponen y que la planta sufra. No utilices nunca un producto abrillantador.
3.-A las raices de las palmeras no les gusta que las molesten, por lo que es mejor trasplantarlas sólo cuando sea absolutamente necesario, más o menos, cada tres años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *