LA PODA

Además del riego y la fertilización, es importante una poda regular que mantiene el buen aspecto de la planta durante todo el año.

La fase elemental de la poda consiste en eliminar las hojas que empiezan a amarillear.También se dirige a despejar los tallos enredados y a rejuvenecer la planta estimulando la producción de brotes vigorosos en la base y la floración.

poda

Con la poda damos forma a la planta y limitamos su volúmen:Comenzamos eliminando los brotes muertos, dañados o enfermos, y después los brotes desordenados y los retoños que afean el aspecto de la planta. Para que la planta presente un porte compacto y macizo, pinzamos el extremo de los brotes.

poda1

También sirve la poda para rejuvenecer una planta voluminosa y descuidada.Eliminando las hojas superpuestas y los tallos cruzados conseguimos una mejor circulación del aire en el centro de la planta y se reduce la aparición de hongos.Quitar las flores marchitas contribuye a mantener la estética de la planta y estimula la formación de nuevos botones florales.

La mayoría de las podas se practican en primavera, al inicio del crecimiento.De este modo los brotes nuevos ocuparán el lugar dejado por los brotes eliminados.Los tallos leñosos se deben cortar por encima de una yema (procurando no dañarla y sin dejar que sobresalga un trozo largo que resulta antiestético y puede pudrir) y en bisel para estimular su desarrollo.

poda2

Tras una poda severa se deben reducir los riegos hasta que la planta retome el crecimiento, entonces retomaremos de manera progresiva el régimen normal de riegos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *