EL TRASPLANTE

plantar3trasplante

images

En el reducido espacio de la maceta, una planta joven llena rápidamente el substrato con sus raíces y agota los nutrientes disponibles. Se hace entonces necesario trasplantarla a un tiesto más grande o al mismo tiesto pero con un  substrato nuevo. El período ideal es el inicio de la primavera, cuando el crecimiento es más vigoroso. Durante o justo antes del reposo, la planta no formará raices suficientes y el substrato puede encharcarse y pudrir las raíces existentes. Por esta razón tampoco debemos cambiar el tiesto por uno mucho mayor.Lo ideal es un incremento de 2-2.5 cms. Si el cambio del tiesto se hace difícil, se recomienda la sustitución parcial del substrato  a intervalos regulares.

images (1)

Los indicios de que una planta está apretada en su tiesto son:

-que las raíces lleguen a la superficie del substrato.

-que las raíces salgan por los agujeros de drenaje de la base del tiesto.

-que la planta sea demasiado voluminosa y esté desproporcionada en relación con el tamaño del tiesto, de manera que pueda volcar.

-que el substrato se seque a un ritmo acelerado.

-que la planta se marchite con rapidez y necesite riegos muy frecuentes.

-que el crecimiento de los tallos y las hojas sea muy lento.planttar1

Te indicamos cómo trasplantar:Riegas la planta que vas a trasplantar uno o dos horas antes de sacarla de su tiesto. Preparas el nuevo tiesto tapizando el fondo con una capa de substrato suficiente para que la planta quede a la misma profundidad que en el tiesto anterior. Colocas la palma de tu mano en la superficie del substrato con los tallos entre los dedos. Das la vuelta al tiesto para que quede horizontal y golpeas suavemente la base para mullir el cepellón.La planta debería  resbalar del tiesto (en el caso de plantas más voluminosas, deslice la hoja de un cuchillo alrededor de la pared para despegar el substrato)   Después extraes la planta con cuidado.

plantar2

Raspas el musgo u otros desechos de la base del cepellón y desenredas con delicadeza las raíces exteriores, cuidando no dañarlas y cortando aquellas que presentan signos de estar podridas.Centras la planta en el nuevo tiesto, sobre la capa de substrato que preparaste anteriormente y rellenas con más substrato.Luego lo apisonas con las llemas de los pulgares, dando golpecitos al tiesto para evitar que se formen bolsas de aire.Riegas el tiesto y lo colocas en un lugar sombreado. Pulveriza diariamente las hojas con agua durante una semana y luego traslada la planta a su ubicación habitual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *