El RIEGO

 

riego4

 

La cantidad de agua que cada planta necesita está en función de la especie, del tamaño, de la estación y de las condiciones ambientales en que se desarrolla.Una planta muere enseguida si carece de agua y perece lentamente en un substrato encharcado que causa la pudrición de las raíces.

riego2 riego3

Por eso, es necesario proporcionarle a lo largo de todo el año la cantidad de agua necesaria. Cuando las hojas se marchitan, es el signo evidente de que una planta necesita agua, aunque lo ideal es que se riegue antes de llegar a ese estado. Los signos más claros son la sequedad del substrato, que se puede comprobar con la punta de los dedos, y la liviandad de la maceta.Con un poco de práctica, tú misma sabrás valorarlo rápidamente.

A la hora del riego, es importante, que el substrato se empape a fondo. Por tanto es preferible regar con menos frecuencia pero en cantidad suficiente, pues cuando una planta se riega con frecuencia y de forma escasa no lo conseguimos.El método más empleado en la mayoría de las plantas de interior es elriego por arriba: se vierte el agua sobre la superficie del substrato y se deja de regar cuando el agua sobrante comienza a filtrarse por los agujeros de drenaje de la maceta.El agua excedente se debe retirar del platillo al cabo de unos 30 minutos, para evitar que el substrato quede encharcado. El riego por la base está aconsejado para las plantas con tubérculos, tallos u hojas sensibles a la humedad. Otra técnica de riego es la de sumergir la maceta en un recipiente más grande o en un cubo lleno de agua.Cuando el substrato esté completamente mojado, sacaremos el tiesto y lo dejaremos escurrir.Esta técnica es apropiada para las orquídeas y las plantas de cestos colgantes. También se aconseja esta técnica para devolver el vigor a una planta seca.

riego1

Para recuperar una planta seca deberemos remover la superficie del substrato con ayuda de una horquilla, lo cual favorecerá la penetración del agua.Una vez colocada la maceta en un recipiente lleno de agua y a temperatura ambiente, la dejaremos en remojo hasta que el substrato esté empapado y las burbujas de aire dejen de subir a la superficie.Por último vaporizaremos las hojas para refrescarlas y vivificarlas.

El agua del grifo puede utilizarse con total seguridad para regar la mayoría de las plantas.Cuando esta resulta calcárea se deberá dejar reposar toda una noche o hervirla y dejarla enfriar.También se puede utilizar agua destilada.

En los espacios interiores modernos equipados con calefacción central, el aire es seco y la mayoría de las plantas prefiere un ambiente más húmedo, por lo que el riego será más necesario.También una planta necesitará mucha agua cuando está en pleno crecimiento, cuando su ambiente es soleado, cuanto tiene muchas hojas grandes o cuando sus hojas son finas y delicadas. Asimismo si la maceta es de barro cocido, el riego será más necesario que si la maceta es de plástico, y también si su tamaño es pequéño. Cuando la luz es débil, la planta está en reposo (en invierno) o la humedad del ambiente es elevada, la necesidad de agua de riego será menor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *